Deja que tu luz brille

BLOG


Un tour de rebajas en la recta final

19 Aug / Deja tu comentario 0

Un tour de rebajas en la recta final

UN TOUR DE REBAJAS

Toda estación trae consigo sus propias normas a lo base y tendencia, aunque terminamos sucumbiendo al modelito de nueva temporada.

Existen trucos muy sencillos para ir de rebajas sin acabar loca, presa de los bullicios o con el armario repleto… que realmente más bien termina siendo un cementerio de errores. Así que te cuento los míos y ojalá le saques todo el provecho.


Empieza por una "parada obligatoria frente a tu vestidor"…

Sé valiente, revísalo de cabo a rabo vaciándolo entero, sepulta tu cama sin miedo y derrocha sinceridad contigo misma. Empieza organizando las prendas por tipos, es decir, faldas, camisetas, pantalones, etc, no vayas de uno a otro porque te desvías fijo, comprobado. Una vez los "tipos" organizados divide básicos y tendencias, éstas ya sabemos lo que duran... lo que a la pasarela le dé la gana, pero recuerda que, aunque ellas den el pistoletazo de salida, eres tú quien decide hasta cuándo.


Por ejemplo, se dejaron de llevar los chúpame la punta, los dejó de llevar el mundo… menos yo. Debo ser de otro planeta pero no me importó en absoluto y tampoco las críticas. E aquí uno de los puntos clave para definir tu propio estilo, fidelidad a aquello con lo que te sientes cómoda y segura diga lo que diga la pasarela.

Volviendo al truco… móntate una tarde de desfile frente a tu espejo, pruébate todo y descarta lo que sabes que no te pones desde hace 2 veranos o vaya Dior a saber cuántos, por muy mono que sea; todo lo que ya no te favorece y forzar… para qué?; qué bonito, que bien me queda, pero he perdido la cuenta de la de veces que me lo he puesto. Aprovecha para renovar y renovarte, deja espacio para una nueva etapa.

Haz lo mismo con todo tipo de complementos, bolsos, zapatos, pendientes, fulares, etc.


Conoces la lista de la compra… "de vestuario…"?

Una vez hayas acabado y reorganizado el armario, analiza aquello con lo que te quedas para ver qué te hace falta y que capricho quieres añadir a la nueva etapa y temporada.

Para ello tira de algunas revistas y ojea cuales son las tendencias, te facilitará a la hora de elegir lo que vayas a comprar ya sea por necesidad o por gusto. Incluso puedas descubrir que algo de lo que ya tienes ¡¡ES TENDENCIA!! Comprueba los colores que más te favorecen y anótalo en la lista, estampados, cortes, por tonto que te parezca… incluso braguitas, también hay que renovarlas y no es de extrañar que se te olviden.

Intenta no salirte de la lista, no sólo va a ayudarte en las compras si no también en tu administración económica, que a colación menciono es mejor dejar la visa en casa. Una vez acabada, y antes de que llegue el día del desmadre, paséate por las tiendas en busca de los ingredientes de tu listado. Vas a ganar tiempo al saber dónde encontrarlo y algo muy importante, las fastidiosas colas en los probadores, también con un poco de suerte a cuánto se queda e inclusive descubrir si entra en rebajas o no. Detalle importante, puesto que muchas veces damos por sentado que todo va de cabeza a las rebajas y no es así, luego pasa que nos quedamos a cuadros cuando llega el momento o terminamos picando en las prendas de nueva colección y nos salimos del presupuesto.



Por ejemplo, justo me pasó en Calzedonia a finales de Junio… fetiche me declaro de esta firma con sobredosis de calidad, en los últimos veranos ha sido en la recta final de la temporada y de las rebajas cuando me daba un paseíto y me hacía con algún o algunos modelitos de cara al año siguiente, una de las razones o casi la principal, era que los del año anterior estaban intactos y eso me ayudaba a ahorrar. En esta ocasión entré antes del gran día para ver qué había, fiché un par de ellos muy simpáticos y me los grabé en la memoria. Días después de camino a un recado el destino quiso que girase la cabeza y viera una opción que, aunque no estaba en mi lista de ideas, si en la lista de tendencias… bikini de escote halter con braguita de lazos y estampado de rayas anchas b&n, ¡tendencia! Me encantó, amor a primera vista. A la vuelta entré y me lo probé, más enamorada aún y lo añadí junto con los dos ya elegidos. La tienda tenía la promoción de 5€ de descuento al entregar un bikini y creí que era compatible con las rebajas. Pues no, no sólo no era compatible si no que ese modelo no tenía más descuento que el de la promoción. Así que me tocó replantear la idea inicial. Confieso… piqué y con tres modelos de ¡¡NUEVA COLECCIÓN!!.

Si necesitas o te encaprichas de algún modelo que está arrasando cómpralo para no correr el riesgo de quedarte sin él y antes de que empiece el zafarrancho, tienes la opción de guardar el ticket por si en los próximos 30 días lo rebajan. Si es uno más del montón aguarda con paciencia, y si ni fu ni fa y su precio tampoco lo vale, ignóralo… comprar por comprar… NO.


PREPARADA... LISTA… YA!

Ir de tiendas es agotador, así sea lo que más nos guste. Para ir de tour prioriza la comodidad, zapatos planos o cuñas de altura discreta, fáciles de quitar y poner, descarta pantalones sean cortos o largos, el quita y pon termina siendo insoportable y reduce tus ganas de continuar con la excursión. Se puede ir mona sin caer en el barroco-rococó, déjate de complementos extras que van a interponerse en el probador. Y a relación de ellos, recuerda que están los que tienen espejos trucados y de repente te conviertes en uno de los Ángeles de Victoria Secret, cuando llegas a casa y te re-pruebas el modelito caes en histeria porque te queda horrible, si hay más espejos en los pasillos de los probadores sal y paséate para ver qué tal visto desde aquí y desde allá. Uno de los mejores aliados el bolso bandolera o uno maxi donde poder guardar las pequeñas compras y devolverle la libertad a tus manos.

Hay quienes optan por ir acompañadas pero realmente es un arma de doble filo. Elige muy bien a tu acompañante, debe gustarle el tiendeo en la misma proporción que a ti o más, no es necesario que tengáis los mismos gustos pero sí que la moda le motive y sea capaz de entender otros estilos.



En mi caso, soy muy selectiva con mi gente, amistades muchas, amigas pocas. Las tengo de una en una y en grupos de 3 más yo 4, algo así como Sexo en Nueva York a lo Cañailla y Chiclanero. El vestido que os presento fue una adquisición gracias a una amiga mía, Natalia, terminamos en la tienda por culpa de una tercera, Haydee, y claro… picamos. Me probaba un mono azul marino de pronunciado escote espalda y lazada trasera a la cintura, fantástico, salí a preguntarles si azul o blanco cuando Nat venía flechada y entusiasmada hacia mí con esta maravilla. Muy yo hasta traspasar límites y todo lo contrario a lo que ella se pondría. Resumido y escueto ejemplo de lo que es saber aconsejar y entender la existencia de otros estilos aunque no los practiques tú.

Ni que decir tiene, descarta obligatoriamente a esa amiga que se avergüenza y acompleja de todo y por todo, uuuuy qué va a decir la gente si me pongo eso, antes de mirar la prenda en su completo, es decir, diseño y calidad, mira el precio para decir a todo uuuuy que caro, si todo te sienta como un guante, de ella no puedes decir lo mismo y a todo lo que te pongas te dice mmm… huuuhm, yo no me lo pondría pero claro es que no es mi estilo… veamos, nadie te está preguntando si tú te lo vas a poner o no ni la razón, tu función en este caso es aconsejarme si el color me favorece, el escote me saca partido, si parezco la radiografía de un bolígrafo porque me hace excesivamente delgada. No puedo hablar de ir de tiendas con un hombre porque nunca lo he hecho, y de ir con alguna amiga han sido situaciones que han fluido espontáneamente… pero oficialmente soy de ir por libre, ya que en mi caso no soy nada indecisa todo lo contrario, ideas claras cristalinas hasta el punto que si caigo en duda… no me martirizo, lo dejo y sigo con el paseo o pido reservarlo y vuelvo al día siguiente, en rebajas no reservan así que o me lo llevo a casa o arriesgo a volver.

POR FIN EN CASA

Cuando ya estés de vuelta no des la tarea por terminada. Desembolsa y estudia detenidamente lo que has comprado, empieza por probarte todo para verificar calmadamente que te gusta y te favorece, ante la mínima duda descambia. Después replantea las posibles combinaciones de lo adquirido con lo que guardas en tu armario, es de lo más divertido y más aún si tiras fotos y las guardas en tu móvil u ordenador. Hazte con un glosario de prendas, os aseguro que es una pasada sobre todo los días que no sabes que ponerte porque ni aquello pega con esto, pese a haberlo comprado como conjunto y no digamos ya cómo te sienta. Hay días y días.

Breve y sencillo… mil gracias, mil besos.


Jen Rober

www.jenniferober.com

Twitter - @NeniRober / Instagram - jen_tituchi / Pinterest - jenroberjen


Escribir Comentario



Aviso Legal / Condiciones Generales / Política de Privacidad       miestilista @2015

website security

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +