Deja que tu luz brille

BLOG


En buena compañía ... ¡¡SIEMPRE!!

10 Jun / Deja tu comentario 0

En buena compañía ... ¡¡SIEMPRE!!

EN BUENA COMPAÑÍA… ¡¡SIEMPRE!!

A quienes somos coquetas por naturaleza o lo hayan desarrollado con el tiempo, nos gustan las buenas compañías, y no me refiero a chicos guapos (que tampoco viene mal)… sino a esos complementos que hacen de tu look el más ideal y auténtico y ante el espejo te roban la sonrisa más espontánea de tan "bien" cómo te sientes.

Con la entrada del buen tiempo el cambio de armario es radical, donde hubo bufandas… ahora hay fulares. Desde hace ya mucho tiempo son imprescindibles en, casi, mis día a día. Me declaro enamoradérrima de ellos, pueden complementarte de la manera más simple y jugando con mil formas de llevarlos. El punto fuerte es que te ayudan a definir y potenciar tu estilo más personal, de hecho soy fiel a una forma de ponerlos la cual la mayoría de las personas no terminan de entender y, no tardan en tirar de un extremo para "póntelo bien así no se lleva", ¿¿ y quién lo dice…??.

No existen reales decretos de ley que digan como sí o como no, otra cosa ya es que entremos en "te favorece o no", vale, hasta ahí… de acuerdo.

Mi toque personal…

Una sencilla y asimétrica vuelta al cuello, dejando ambos cabos por delante uno corto que nunca sobre pasa el pecho y otro extra-large que, según el largo caerá de la rodilla en adelante. Como en esta divertida foto donde, mi perra Olivia, hizo acto de presencia y al reaccionar se me movió el cabo corto desplazándose al brazo. En mi toque de personalidad a este complemento os cuento que cuando los uso nunca encaro los extremos, es decir, sean cuadrados o rectangulares tiro de un pico dejando caer el resto del fular, marcando más aún la asimetría del look. La clásica caída vertical favorece a los cuellos cortos-anchos, y caras redondas, resultado muy chic.

Algo diferente…


Tan fácil como enrollarlo. Al cuello, de pasada, o pirata… siempre cabos asimétricos, reitero es ¡mi toque personal! Para este look giré sobre sí mismo una parte y lo coloqué sobre mi pelo, cabeza abajo me lo anudé a la derecha (aunque no se percibe en la foto). El resultado… una "pasada" con volumen que, en mi caso, se lo proporciona también a mi pelo. Aprovecho para deciros que quienes tengáis el cabello muy moldeable, como el mío, y os guste exagerar su protagonismo, usarlo de esta manera os lo va a realzar, puesto que la parte que queda oculta hace de "relleno" y bien sabido es que un relleno… ¡AUMENTA! Para muestra... ¡yo misma! Para finalizar coloca los cabos cubriendo tu hombro, uno por delante y otro por detrás.

Dos en uno…


Uno de mis favoritos y, viable o no, creo que lo combino hasta con el pijama de tanto como me gusta. Ah!! Y fichaje de rebajas. Look pirata, aprovechando su largo y lo friolera que soy cruzo los cabos por delante de mi cuello hacia atrás dejando caer el resto por la espalda y… dos en uno. Innegable, una idea muy práctica que da más juego aún, por gusto o por frío y si el largo lo permite puedes rodearlo al completo ocultando o no los extremos y obtendrás aires urbanos, con una sola vuelta déjalo caer sobre el pecho y, en caso de tener poco, ganarás volumen, de lo contrario evítalo o centrarás toda la atención en tu busto.

De pañuelo a vestido…

Este modelo, también de rebajas, es probablemente el más amplio que tengo, menos de pasada lo he usado en todas las versiones posibles y la que os presento fue la más espontánea de todas. De igual manera que los anteriores prioriza la asimetría, me hice con un extremo y lo pasé por el cuello dejando holgura y vistosidad al mismo, cuidando que después de esa vuelta quedase todo por delante, fijé otro cabo a la cintura y rodeé mi cuerpo con el resto quedando el tercer extremo también a la misma altura y el último sobre la rodilla. Necesité de un par de imperdibles, los cuales os recomiendo aunque lo completéis con un cinto que, sin duda, es el toque final para este look. Tienes el éxito asegurado porque ese "vestido"… sólo lo llevas tú. ¡ATRÉVETE!

A lo ancho…


Sin ser pirata ni una clásica pasada, este modelo de todos los vistos hasta ahora es más estrecho y corto. Lo hace práctico para conseguir este acabado, ya que será entre otros más cómodo y menos caluroso, al no llevar tanta tela. Haz unos sencillos pliegues con los dedos mientras sujetas el pañuelo con ambos pulgares y colócalo sobre la cabeza, lleva los cabos hacia atrás y realiza medio nudo. Sí, sólo medio, primero llevarás algo diferente y, por si acaso, evitas terminar con dolor de cabeza de ser sensible a cualquier tipo de presión sobre ella. En la foto se deja ver mi toque, el extremo largo por delante de mi hombro. Si tu pelo es resbaladizo ayúdate de unas horquillas camufladas. Este look y el pirata puede ser el aliado perfecto para quienes tengáis una frente pronunciada, ganas en seguridad (si ello te incomoda) y estilo.

Más ideas…


Con la intención de no cansar, para quienes leísteis mi anterior artículo habréis notado que no soy de colgar 50 fotos ni parca en palabras, si algo tengo en demasía es capacidad de expresión y, no sé si estéis de acuerdo conmigo pero… las cosas o se hacen bien o no se hacen, y para que alguien se entere de algo o se le explica bien o mejor come y calla. Así que para ir terminando he optado por resumir con un collage.

Modelo turquesa con colorido estampado en cashemire, también favorito, da para todas las ideas anteriores excepto el vestido… pero llega a top, el verano pasado fue una divertida broma la que me hizo recurrir a esa idea. Por regla general siempre llevo uno en mi bolso, y aquel día fue mi salvación. En una reunión de amigos en una terraza de verano entre charlas me levanté a responder una llamada dando la espalda al resto, escuchaba jaleo y risas pero nada me hizo imaginar la que andaban liando. Colgué y nada más girarme… ¡PLAAAAASSSSSSSSSSSH!, dos globos de agua reventaron en mi camiseta a la altura de mi clavícula y mi pecho. Toda yo era transparente en ese momento, opté por la filosofía y risoterapia… volví a casa con un pañuelo por "top". Si tienes mucho pecho mejor opta por secar la camiseta, evita lo vulgar.

Modelo rosa, de rebajas, idea conocida, no creo ser la única y ni estar descubriendo América colocándolo así. Es muy simple y vistoso, te resguardas del frío, disimulas hombros anchos, completas un look de oficina o cumples con el protocolo si vas de boda religiosa. Yo opto por el medio nudo.

Modelo verde agua, admito que lo compré en rebajas y como fular, resultando un cuello. Esto nos limita el juego ya que siempre quedará de forma simétrica aportando volumen al pecho y alargando el rostro si lo colocas como en la foto, recuerdo que lo primero para chicas "planas" y lo segundo para caras redondas, o redondeando las facciones si lo cierras, favorable para caras ovales.

No abuses de los estampados, terminarás por parecer una feria o un zoológico, dado que ninguno de los presentados es liso (y en este caso son ellos los protagonistas del artículo), opté por un vestuario sencillo y de colores suaves que permitieron resaltar ¡a todo color! los estampados.

Deseo os haya gustado, entretenido y ayudado.

Mil gracias… mil besos!!

Jen Rober

www.jenniferober.com

Twitter - @NeniRober / Instagram - jen_tituchi / Pinterest - jenroberjen


Escribir Comentario



Aviso Legal / Condiciones Generales / Política de Privacidad       miestilista @2015

website security

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +