Deja que tu luz brille

BLOG


Errores de belleza que cometes en la ducha

30 Oct / Deja tu comentario 0

Errores de belleza que cometes en la ducha

La ducha se convierte para muchas de nosotras en el momento perfecto para los rituales de belleza. Vamos a hacer un repaso de cosas que probablemente hacemos y no nos van tan bien como nosotras pensamos.

El champú primero, acondicionador después. Falso mito.

Aunque la regla básica que todos conocemos es que primero aplicamos el champú y dejamos para después el acondicionador, vamos a romperla. Aplicar primero el acondicionador o la mascarilla, permite una hidratación profunda y evita posibles apelmazamientos o sensación de graso. Incluso puedes aplicar la mascarilla sobre el cabello seco antes de entrar a la ducha y dejarlo actuar durante más minutos para potenciar su efecto.


Manicura perfecta


Si eres de las que no tiene dotes artísticas para realizar una buena manicura y se convierte en una importante labor, acabas de encontrar el truco perfecto. Si te pintas los dedos además de las uñas, no te preocupes. Píntalas y entra a la ducha (asegúrate de que están bien secas). Añade a tu ritual un exfolian y aplícalo en tus manos, de esta forma eliminaras cualquier resto que haya quedado en lugares indeseados. Y lista, manos perfectas!


La depilación a su tiempo


Muchas nos depilamos en la ducha y lo hacemos nada más entrar para acabar lo antes posible. Pues bien, aunque tengamos prisa es mejor dejarlo para el final de la ducha, este tiempo le permitirá a la piel prepararse y abrir los poros para una eliminación menos dolorosa y eficaz.


Usar esponjas?


Aunque sea un producto de baño típico y utilizado clásicamente hay cosas que no conocemos. Básciamente todo lo que extraemos y eliminamos de nuestro cuerpo queda en esa esponja. Además tenemos que tener en cuenta que cuando tu sales de la ducha ella se queda dentro y en un ambiente húmedo incrementa el nivel de bacterias. Así, siento si le tienes mucho aprecio a la tuya pero quizás es momento de desterrarla de tu baño.


El agua cuanto más caliente, mejor.


Este error seguro que lo hemos oído muchas veces antes y es posiblemente el que más nos cuesta rectificar. Aunque estemos muy agustito con el agua caliente sobretodo en invierno a nuestro cuerpo no le sienta tan bien como pensamos. Utilizar agua fría aporta a nuestro cuerpo mayor cantidad de beneficios.


Ducharte con maquillaje.


Si te metes en la ducha con maquillaje, puede que sucedan cosas terribles. Vale... no son terribles, pero tampoco es lo ideal para nuestra piel. Hay muchos productos que aunque sean de limpieza, no están destinados para eliminar maquillaje de nuestro rostro. No lo conviertas en algo habitual y creas que con una ducha ya es suficiente.

Usar demasiado producto


Si piensas que se te terminan los geles demasiado rápido quizás eres una de las que utiliza más producto del adecuado. No por utilizar más cantidad, hacemos una mejor labor de limpieza. Además, puede afectarnos a la piel ya que eliminamos más cantidad de aceites esenciales de nuestra piel y la dejamos desprotegida y seca. Asi que básicamente cuanta más cantidad utilices más seca dejarás tu piel.



Escribir Comentario



Aviso Legal / Condiciones Generales / Política de Privacidad       miestilista @2015

website security

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +